LATEST NEWS

Casas de prostitutas relatos de prostitutas

casas de prostitutas relatos de prostitutas

Entonces no entendía que se estaba prostituyendo. La mayoría fluctuaba entre los 25 y 40 años. Daban dinero hasta por llegar en pantis a una casa Pero con esos ojos era que la veían a ella. Frances, muy madura ahora y quien habla de su experiencia con gran aplomo, comenzó a prostituirse cuando cursaba el séptimo grado. Ya para entonces algunas de sus compañeras lo hacían y la instaban a imitarlas. La primera vez que se prostituyó fue con un hombre de 26 años, casado y con dos hijos.

En la víctima genera consentimiento por necesidad. Para el tratante el proxeneta genera la oportunidad de explotación. En esto consiste el delito.

Aparte del delito de facilitación de prostitución, el abuso de una situación de vulnerabilidad con fines de explotación sexual anula cualquier consentimiento aunque la persona sea mayor de edad. Óscar, mi jefe, sí sabía, pero no me dijo nada.

El cliente me pidió sexo anal, y le dije que no. Como pude, me defendí. Todavía me dijo que así le gustaban las mujeres, pegonas. A la par de la cama, hay un botoncito por cualquier emergencia. Eso no lo saben los clientes. Logré apachar el botón, pero ya me había dejado el ojo morado. Es grande, tiene unos sus 50 años, moreno. Con un hombre así, siente uno que se va a morir. Es raro porque se viste bien. Y pensé, por lo menos éste no me va a tratar mal. Pero sí es bien grueso.

Dicen que trabaja en un banco, aunque yo no creo. Sólo en una noche puede gastar hasta Q5, Un día se juntaron todas las mujeres en la casa cerrada para pedirle a Óscar, el proxeneta, ya no dejara entrar a este cliente. Todas le tenían miedo. Les respondió que si ellas iban a pagar lo que él consumía, ya no lo dejarían entrar.

Un año después encontraron el cuerpo de la mejor amiga de Mishelle sin vida entre sangre y colmillos de cocaína. Era la amiga que la había ayudado cuando quedó embarazada y que le presentó la casa cerrada. Estaba en uno de los cuartos privados de la casa cerrada. Otro cliente la había matado. Este cliente frecuenta la casa cerrada todavía. Mishell trabaja 75 horas a la semana.

Entre lunes y miércoles, de 3 de la tarde a 2 de la mañana. Gana de sueldo base un tercio del salario mínimo. Su proxeneta explotador sí gana bien. Las tarifas son Q para que Mishell baile en el escenario tres canciones que ella escoge. Q por bailar en privado una canción que el cliente pida. Q por sexo oral. Q1, por sexo vaginal. Q2, por sexo anal.

Y los Q por cubetazo de cervezas. A pesar de que el proxeneta le ofrece la mitad de todo lo que a él le pagan y que Mishelle trabaja 75 horas a la semana, horas al mes, gana unos Q7, Allí estoy ganando no tan bien, ni tan mal.

Aunque no es suficiente. Q de alquiler de cuarto no casa. Q1, por pagar a la niñera que le cuida a las niñas. Q al mes de guardería de la niña grande. Aquí van casi Q2, Ahí ya van unos Q3, mensuales. Y todavía no se han contado lo que paga en extorsiones. A pesar de esto, Mishell no se imagina irse de la casa cerrada.

Trabajar en la calle como otras sexoservidoras le da demasiado miedo. Por lo menos donde estoy hay alguien que nos cuida. Se refiere a Carlos y otros dos hombres de la casa cerrada, encargados de la seguridad de las trabajadoras. Aunque recuerda al narco y a su amiga asesinada y admite que no se siente protegida. Hace ocho meses, un pandillero que se llama Marlon empezó a extorsionar a Mishell y a las otras chicas.

Es un muchacho joven que entra cada noche como cliente, compra una cerveza y pide Q a cada una de las chicas. Los tres empleados de seguridad y los de la puerta saben a qué viene. Una vez se unieron para negociar con el extorsionista y pedirle que bajara la cuota a Q50 por día.

Hay unos que llegan a la casa cerrada , tal vez no es tan digno como ellos piensan. Aunque yo nunca lo haga. Yo venía para el trabajo y los policías me vinieron a preguntar si ya tenía el dinero.

Me pidieron Q pero como iba a entrar no tenía. No había hecho nada todavía. Entonces fui a decir a mi jefe que me prestara porque tenía que pagar unas cosas. Si Mishelle gana Q7, y gasta en vivir con sus hijas unos Q5,, el resto se le va en extorsiones para el pandillero y la policía.

Por trabajar 75 horas a la semana, horas al mes, dando servicios sexuales en una casa cerrada, desde que tiene 15 años hasta ahora a sus 19, Mishell gana Q5, Si le pagaran Q5, en cualquier otro trabajo que requiera que trabaje 75 horas a la semana, ella se iría de la casa cerrada. Mi garganta se hace un nudo. Denunciar la extorsión haría que cerraran la casa cerrada y que rescataran a Mishell y las otras chicas que son víctimas de explotación sexual. Y el Estado tampoco podría asegurar su vida.

Ya es mayor de edad y no hay ninguna casa segura para mujeres adultas, todas son de fundaciones y organizaciones civiles.

Y una de las entrevistas fue el 8 de marzo de , el día que trabajadores estatales encerraron a 56 niñas en una habitación y no les abrieron cuando empezó un incendio para que murieran Al final, todas las mujeres y adolescentes de la casa cerrada decidieron hablar con el proxeneta y les dijo que ya no van a dejar entrar al pandillero. Era una noche cualquiera. La llamaron desde la barra con el nombre que usa en su trabajo. Un cliente quería tomar cubetazos de cervezas con ella.

No se reconocieron hasta que Mishell ya estaba parada frente a él. Una manera de disasociarse es usar un nombre diferente. Así separa el ambiente de la casa cerrada y su vida privada.

Lo mismo ocurre con su aparencia. Me explica que cuando se arregla para empezar su turno siente que se transforma. Ya no soy yo, soy otra. Al principio se sentía raro, pero ya no. Le decían la Diabla porque tenía un tatuaje de un diablito sonriente en la parte baja de la espalda. Trabajaba como independiente en un prostíbulo popular en el que las mujeres alquilaban cuarto por día.

Se paseaba totalmente desnuda por el patio central cuando no le caían clientes a su cuarto. Algunos en lugar de sentirse atraídos pensaban que estaba loca. A las mujeres no les gustaba que se exhibiera y regaban la bola de que tenía sida. Entre los colegas que venían de Honduras para entrenamientos en Guatemala estaba Francisco, un compañero un tanto nervioso pero buena onda que había venido varias veces.

Era bueno en su trabajo y cumplía sus metas de ventas, así que los dueños de la empresa estaban contentos con él. Tres meses después de cambiarme a mi nuevo apartamento, mi vecino, que me alquilaba el mismo, se ganó la lotería.

casas de prostitutas relatos de prostitutas Estabas tan consumido por tu propia lujuria que un poco de sangre menstrual no te paraba. Actualmente es terapeuta y sexóloga. Cuando alababas mi apariencia, mi cuerpo o mis habilidades sexuales, era como si hubieses vomitado encima de mí. Con un hombre así, siente uno que se va a morir. Todavía me dijo que así le gustaban las mujeres, pegonas. En los primeros cinco meses del año, se mantiene el promedio: Se puso a llorar.

Casas de prostitutas relatos de prostitutas -

Por lo pronto, sigue encadenada a la prostitución y su presente son las cinco horas que tarde en ir y volver de su casa al trabajo, sin contar las largas caminatas en la calle: Me dijo que no tenía nada del otro mundo, que iba a conseguir lo que necesitaba.

La recibieron en la casa de adopción de unas monjas. Allí conoció a su amiga Julia. La trabajadora social se obsesionó con que ella quería matar a su hijo y se lo quería quitar. Hoy en día, Martín, de 7 años, vive con su abuela, en la zona rural de un municipio de Cundinamarca. Allí se crio Amanda, allí mataron a su padre cuando ella tenía 5 años. Su madre se volvió a emparejar: Sin embargo, al año se devolvió: Otra vez a la prostitución, otra vez la calle.

Hasta que conoció a Jairo, un costeño. Lo conoció en una iglesia. No es que Amanda sea rezandera: Ya cuando me acordaba de las tareas, me iba para la casa.

Es hora de probar una rutina en la casa o la oficina: En Mercado Libre nos nos dimos a la tarea de seleccionar el kit futbolero ideal para que no le falte nada. Con esto, ya puede invitar a los amigos. Acepto las políticas de uso y los acuerdos de confidencialidad de soho. Maria, Gracias por registrarse en SOHO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a: Maria, su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa.

Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a: Suscríbase Newsletter Iniciar sesión. David Felipe Rincón No fue un mal día para Amanda. Se fueron a vivir juntos, dejó la prostitución y empezó a trabajar en restaurantes en ventas puerta a puerta: Empezó a tomar, a salir con los amigos, a hacer cosas que antes no hacía. El maltrato es algo que ella no acepta: Se fue a vivir donde los amigos, hasta que consiguió lo que necesitaba para empezar a pagar su casa de El Oasis.

No me importa tener que hacer la odisea que hicimos hoy para tener un lugar de ellos y no me tenga que decir que si el ruido, que el niño lloró. Hace dos meses vive en su casa propia, que le costó once millones de pesos. También tiene el proyecto de hacer un comedor comunitario en El Oasis. Le gustaría abandonar la prostitución pero no la ve como un oficio distinto o menos duro que otros.

Para no ir tan lejos, no le parece mejor la vida de Julia, su amiga, que no se separa de su marido pese a las tundas que le da, solo porque le da para comer. Por lo pronto, sigue encadenada a la prostitución y su presente son las cinco horas que tarde en ir y volver de su casa al trabajo, sin contar las largas caminatas en la calle: Hay que moverse, no puede quedarse quieta, es la ley de la calle.

Su proxeneta explotador sí gana bien. Las tarifas son Q para que Mishell baile en el escenario tres canciones que ella escoge. Q por bailar en privado una canción que el cliente pida. Q por sexo oral. Q1, por sexo vaginal. Q2, por sexo anal. Y los Q por cubetazo de cervezas. A pesar de que el proxeneta le ofrece la mitad de todo lo que a él le pagan y que Mishelle trabaja 75 horas a la semana, horas al mes, gana unos Q7, Allí estoy ganando no tan bien, ni tan mal.

Aunque no es suficiente. Q de alquiler de cuarto no casa. Q1, por pagar a la niñera que le cuida a las niñas. Q al mes de guardería de la niña grande. Aquí van casi Q2, Ahí ya van unos Q3, mensuales. Y todavía no se han contado lo que paga en extorsiones. A pesar de esto, Mishell no se imagina irse de la casa cerrada. Trabajar en la calle como otras sexoservidoras le da demasiado miedo.

Por lo menos donde estoy hay alguien que nos cuida. Se refiere a Carlos y otros dos hombres de la casa cerrada, encargados de la seguridad de las trabajadoras. Aunque recuerda al narco y a su amiga asesinada y admite que no se siente protegida. Hace ocho meses, un pandillero que se llama Marlon empezó a extorsionar a Mishell y a las otras chicas.

Es un muchacho joven que entra cada noche como cliente, compra una cerveza y pide Q a cada una de las chicas. Los tres empleados de seguridad y los de la puerta saben a qué viene. Una vez se unieron para negociar con el extorsionista y pedirle que bajara la cuota a Q50 por día.

Hay unos que llegan a la casa cerrada , tal vez no es tan digno como ellos piensan. Aunque yo nunca lo haga. Yo venía para el trabajo y los policías me vinieron a preguntar si ya tenía el dinero. Me pidieron Q pero como iba a entrar no tenía. No había hecho nada todavía. Entonces fui a decir a mi jefe que me prestara porque tenía que pagar unas cosas. Si Mishelle gana Q7, y gasta en vivir con sus hijas unos Q5,, el resto se le va en extorsiones para el pandillero y la policía.

Por trabajar 75 horas a la semana, horas al mes, dando servicios sexuales en una casa cerrada, desde que tiene 15 años hasta ahora a sus 19, Mishell gana Q5, Si le pagaran Q5, en cualquier otro trabajo que requiera que trabaje 75 horas a la semana, ella se iría de la casa cerrada. Mi garganta se hace un nudo. Denunciar la extorsión haría que cerraran la casa cerrada y que rescataran a Mishell y las otras chicas que son víctimas de explotación sexual.

Y el Estado tampoco podría asegurar su vida. Ya es mayor de edad y no hay ninguna casa segura para mujeres adultas, todas son de fundaciones y organizaciones civiles. Y una de las entrevistas fue el 8 de marzo de , el día que trabajadores estatales encerraron a 56 niñas en una habitación y no les abrieron cuando empezó un incendio para que murieran Al final, todas las mujeres y adolescentes de la casa cerrada decidieron hablar con el proxeneta y les dijo que ya no van a dejar entrar al pandillero.

Era una noche cualquiera. La llamaron desde la barra con el nombre que usa en su trabajo. Un cliente quería tomar cubetazos de cervezas con ella. No se reconocieron hasta que Mishell ya estaba parada frente a él. Una manera de disasociarse es usar un nombre diferente. Así separa el ambiente de la casa cerrada y su vida privada.

Lo mismo ocurre con su aparencia. Me explica que cuando se arregla para empezar su turno siente que se transforma. Ya no soy yo, soy otra.

Al principio se sentía raro, pero ya no. Ahora hasta nos tomamos fotos. Es corto, pegado, de encaje negro. Dice que nunca usaría ni el vestido ni el maquillaje afuera de su trabajo. Pero tres días después el hombre regresó.

Me bajé del escenario y le dije al dueño que no podía ir. Cuando le expliqué por qué, me dijo: Llamó a Andrea del camerino. Andrea en este entonces tenía 16 años y se quedó con ellos varias horas.

Le preguntaron mucho sobre Mishelle. No le hizo caso. Sus sonrisas son breves, incómodas. Tiene un leve olor a alcohol. Viene directo de su trabajo, donde toma con los clientes. Pero son las 6 de la tarde.

Normalmente no saldría hasta la madrugada. Sus ojos claros, de color miel, logran ocultar lo que pasa por su cabeza. No quiere responder al principio qué le pasa o por qué la dejaron salir un lunes. Trabaja en las camionetas, de ayudante.

Josué empezó a trabajar con su hermano en las camionetas. Todo iba tranquilo, me estaba ayudando. Entonces yo tengo mis sospechas… Porque así de la nada, Josué desapareció. Habla de Josué en presente y pasado al mismo tiempo. Se escucha en su respiración.

Yo no sabía nada de lo que había pasado. Me quedé así, no lo puedo creer. No entiendo por qué. Le estaban extorsionando a la camioneta, pero a él no. Porque no hubieran llegado solo a darle a él, sino que también le hubieran dado al chofer. Y con la llamada de mi primo. Ahorita voy para su casa. Pero ahora me iré a su velorio a las 8. Y empezó a insultarla por su trabajo como sexoservidora. Que cualquiera que le preguntara si yo era su hija él decía que no.

Yo le grité que se callara, que me dejara en paz, igual él no me da de comer. No me tenía que tratar así, si igual él nació de una mujer. Se quedó callado cuando le pregunté que si tiene una hija así, por qué iba a esos lugares. Entonces decidí mejor contarle la verdad. Le dije donde trabajaba, que si ella ya no quería que yo les hablara pues… la iba entender.

Se puso a llorar. Ella pensaba que yo trabajaba con una amiga en un comedor. Porque no es una gran noticia la que le dí. Ahora por lo menos lo saben los dos. Cada madrugada, al terminar su turno, el proxeneta o el taxista la llevan a su casa. Duerme hasta la tarde y después de pasar un par de horas con sus hijas le toca regresar a la casa cerrada.

Solo los domingos le da tiempo para estar con sus hijas toda la tarde. Ella responde que trabaja en eso por sus hijas, para que no tengan que vivir lo que ella vive. Dice que igual ella no le importa a nadie. Que nadie le tiene respeto. Mishell enseña la foto en la pantalla de su celular. Sus ojos brillan y se le dibuja una sonrisa grande y blanca. Su cara es pensativa. No se imagina trabajando en otra cosa, pero tampoco en el mismo lugar. Me dicen que soy una puta.

Porque gracias a este trabajo he sacado adelante a mis hijas y nos he mantenido. Y no estoy robando. Entonces lo peor que me dicen es que no soy una buena madre.

Que no soy un buen ejemplo para mis hijas. Mientras tenga trabajo para sacar adelante a mis hijas, nadie me puede juzgar. Buscadora de las historias invisibles y experiencias con sentido. Antropóloga irreverente y amante de la diversidad, la noche, las auroras cansadas y los cuentos que tardan. Pinche gente doble moral dicen entristecerse y van a los puteros coman mierda al fin y al cabo quien entra a eso es por su gusto.

Me gusto mucho la investigación Pia Flores. Es realmente triste leer la nota. Concuerdo con algunos otros comentarios que dicen que talvez este un poco acomodada pero no deja de ser algo lamentable. Creo que las instituciones que deberian de protegerla a ella como persona arrestando a su papa por maltrato fisico, violaciones de un familiar la llevaron hasta donde esta hoy donde tampoco es protegida por las instituciones. Hace un par de a0os viaje a Guatemala y un par de pandilleros nos chocaron con su moto el auto, habia cerca de 5 policias viendo lo que paso y en lugar de ayudarnos y hacer su trabajo nos pidieron que nos fueramos en lugar de hacer algo al respecto.

Nos amenazaron que si no nos ibamos nos iban a arrestar a todos Lo nuestro fue algo tan pequeno comparado con la realidad que viven estan chica ya que el estado es deficiente y no existe un estado de derecho. Que triste realidad, lo lei todo y la vida de estas mujeres es realmente dura.

0 thoughts on “Casas de prostitutas relatos de prostitutas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *